browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Unas medias mangas hacen primavera!

Posted by on 26 abril, 2011

Mezze maniche taleggio y calabacines

Las vueltas de mis viajes a Italia se acompañan siempre de una gran nostalgia y de la mítica maleta Biplano roja llena de comida. Esta vez, uno de los souvenirs, se llama taleggio

El taleggio es un queso con sello DOP (Denominación de origen protegida) que se puede producir sólo en algunas provincias de la Región de Lombardia; debe su nombre a su lugar de nacimiento, la Val de Taleggio que se encuentra en la provincia de Bergamo. Por lo visto, parece ser que fue Amilcare Arrigoni – a principio del '900 – él que bautizó este queso: Arrigoni, nativo de esta zona, se fue a Francia haciendo fortuna en el campo de la restauración. Probablemente para distinguir este queso entre los demás, le dio este nombre. Se trata de un queso de sabor fuerte, pero dulce, la masa es uniforme y tiene tendencia a estar más tierna por dentro (ya les veo mientras se descojonan por el olor al abrir la maleta, ja, ja, ja..)

 

El formato de la pasta elegido es uno de mis preferidos, le mezze maniche rigate - medias mangas - una pasta gruesa y rayada que, por su forma especial, deja que el condimento se insinúe dentro y asimismo que se quede atrapado por fuera. No me gusta hacer publicidad, pero la marca es, undoubtely, Garofalo.

 

Vamos al 'corazón' de la receta y ¡adelante cociner@s!

 

  • Ingredientes para 4 personas:
  • 400 gr de mezze maniche rigate
  • 200 gr de queso taleggio
  • 300 gr de calabacines

  • 1/4 de cebolla
  • Un poco de leche (por si acaso)
  • Unos piñones (por vanidad)
  • Aceite extra virgen, sal y pimienta

Preparación:

Cortar los calabacines en rodajas.

Mi consejo a la hora de comprar los calabacines es que sean pequeños. Evitar comprarlos en invierno, no es su temporada y probablemente para hacerlos crecer le dan bombas.

Cortar la cebolla muy, muy fina. Aquí en Catalunya, utilizo la cebolla de Figueres, una cebolla suave y dulce. En general, utilizo la cebolla con mucha parsimonia, su sabor tiene que acompañar los sabores, no ahogarlos. Y sobretodo, ¡no hay que llorar en esta vida!


 

En una sartén de unos 26/28 cm de diámetro, poner unas 3 cucharadas de aceite, sofreír un poco la cebolla y luego dorar los calabacines.

Salar, añadir un medio vaso de agua (o de caldo vegetal)  y cubrir con una tapa.

Dejar cocer uno 10/15 minutos a fuego bajo, mezclando de vez en cuando. Si veis que se quedan secos, añadir un poco de agua.

Mientras, poner el agua a hervir para la cocción de la pasta. Cuando esté a punto de hervir echar la sal y luego la pasta. Tendréis unos 12/13 minutos para acabar de preparar el condimento.

Una vez que los calabacines estén listos – cuando aun estén tibios – añadir el taleggio cortado en trozos.

Mezclar bien y, si hace falta, volver a calentar, añadiendo un poco de leche, para que el taleggio se derrita y se mezcle bien con los calabacines. 

Una vez que la pasta esté lista, escurrirla y echarla en la sartén con el compuesto de calabacines y taleggio. Saltar la pasta a fuego bajo, mezclando con una cuchara grande para que todos los ingredientes se amalgamen bien.

Servir la pasta en cada plato, acabar espolvoreando encima un poco de pimienta negra y – por vanidad – podéis añadir unos piñones. Buon appe'

Restiamo umani, ciao Vik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>